Alternativas de inversión a los planes de pensiones 2

La semana pasada iniciamos un artículo donde hablamos de las posibles alternativas de inversión a los planes de pensiones. A pesar de que de cara a la jubilación siempre se piensa en este tipo de planes para conseguir liquidez, lo cierto es que existen otras opciones que pueden resultar mucho más atractivas y rentables a los usuarios. Sin embargo debido al desconocimiento muchos clientes no acuden a estas opciones. Por este motivo en Inversiones Seguras hemos querido hacer un repaso a estas alternativas de inversión a los planes de pensiones. Mientras que en el artículo anterior de la hipoteca inversa y de los PPAs, esta semana dedicaremos este post a otras opciones interesantes. Estas son:

  • PIAS o Planes Individuales de Ahorro Sistemático.
  • Rentas vitalicias

Últimas alternativas de inversión a los planes de pensiones

PIAS o Planes Individuales de Ahorro Sistemático

Estos planes son una especie de seguro cuya finalidad es fomentar el ahorro a largo plazo del contratante. Las aportaciones que se hacen a este tipo de plantes individuales de ahorro son de un máximo de 8.000 € al año. El importe total que se puede acumular con los PIAS asciende a 240.000 €.

Los PIAS se pueden dividir en dos grandes tipos:

  1. PIAS asociados a la renta fija. Este tipo de planes individuales ofrecen al cliente una rentabilidad fija hasta el rescate del capital
  2. PIAS asociados a la renta variable. Este tipo de PIAS no garantizan una rentabilidad hasta el rescate del capital pero a cambio ofrecen mayores intereses.

A diferencia de los planes de pensiones los PIAS son más fáciles de rescatar y fiscalmente resultan más atractivos. Las aportaciones que hagamos a estos planes no desgravan en el IRPF pero tampoco se tributa por la rentabilidad que se obtenga. Exceptuando el capital que se obtiene en forma de renta vitalicia. Este capital sí tributará a través de la base de ahorro en el IRPF.

Rentas vitalicias

Es una alternativa muy interesante para complementar las pensiones públicas y que el usuario pueda mantener su nivel de vida una vez se llega al periodo de jubilación.

Las rentas vitalicias son un tipo de seguro de vida – ahorro por medio del cual la aseguradora garantiza al cliente el cobro de una renta periódica hasta el día de su fallecimiento. El capital que se perciba de manera periódica puede ser recibido de manera mensual, trimestral… etcétera. Tal y como acuerden ambas partes. El importe que reciba el cliente dependerá del capital invertido, de la esperanza de vida y de la edad. Para que este tipo de rentas resulten interesantes hay que invertir una cantidad muy elevada. Cuanto mayor sea la inversión mayor será a la larga la renta que se obtenga de manera periódica. Hoy en día el interés que se paga a la aseguradora por este tipo de seguro está por encima del 3 %. Por norma general se hace una única inversión.

Estas rentas sí tributan en el IRPF dentro de la base de ahorro. La tributación se irá reduciendo conforme el usuario avance en edad. Una de sus ventajas es que el usuario conocerá por adelantado la renta mínima que va a obtener a cambio de la prima que invierta. Esta renta siempre lleva incluida la garantía de un interés mínimo.

Leave a Reply