Aumenta la inversión en paraísos fiscales en España

Año tras año aumenta la inversión en paraísos fiscales en España. Esta inversión en dichos paraísos aumenta mucho más rápidamente que lo que lo hace la economía productiva. Según los datos recogidos durante 2008 y hasta 2016 la inversión en paraísos fiscales desde España se ha incrementado en un 45 %. Desde el año 2001 esta inversión se ha ido incrementando por cuatro.

Intermón Oxfam denuncia que estas irregularidades solo están penalizando a nuestro país. Hasta el punto de hacer que la desigualdad económica entre los ciudadanos crezca cada vez más amparada en la crisis. De hecho, según estos datos, cada vez son más las fortunas españolas y las grandes empresas que llevan sus ingresos a estos paraísos fiscales para que su aportación al sistema español sea la mínima posible. Obligando de este modo a los ciudadanos de a pie que casi no llegan a fin de mes a soportar las cargas económicas de todo un país.

El duro golpe que supone para el país que el Gobierno permita a las grandes fortunas y empresas internacionales invertir en paraísos fiscales en España

Según los datos recogidos por la OCDE las empresas internacionales han llegado a triplicar su productividad en España durante los últimos años. Sin embargo este incremento en su facturación no se ha visto reflejado en la contribución tributaria que hacen en España.

Tal y como refleja un informe de la OCDE desde 2007 hasta 2014 ha habido una caída del 3,6 % al 2,8 % del PIB de los ingresos fiscales sobre los beneficios empresariales. Y los paraísos fiscales están detrás de estas dramáticas lecturas.

Según José Manuel Vera, director general de Intermón Oxfam la caída en la recaudación se lleva a cabo en los límites de la legalidad. Por medio de jugadas astutas estas empresas y grandes riquezas del país no contribuyen prácticamente nada a mantener las arcas públicas y el sistema de bienestar. De ahí que la desigualdad campe a sus anchas por un país donde las medidas para mejorar los sistemas recaudatorios recaen sobre las espaldas del ciudadano de a pie.

Según el cálculo llevado a cabo por Oxfam los países en desarrollo llegan a perder una media aproximada de 85.000 millones de euros en recursos a causa de los paraísos fiscales. Una cantidad que permitiría escolarizar a más de 120 millones de niños y dar asistencia sanitaria esencial a más de 6 millones de personas.

Pero no solo eso. Al faltar tanto capital en las arcas públicas se hace imposible luchar contra le desigualdad. Pues al final los únicos que pagan para mantener un sistema de bienestar completamente desequilibrado son los ciudadanos.

España se ha convertido en uno de los países líderes en desigualdad social

Un gobierno de derechas firmemente establecido en el poder no está precisamente ayudando a lidiar con esta grave desigualdad social. Es más, sus medidas restrictivas hacia el ciudadano de a pie están ayudando a incrementar todavía más estas diferencias sociales.

Este Gobierno parece cerrar los ojos de manera consciente a aplicar medidas que sirvan para evitar el incremente de la fuga de capitales hacia paraísos fiscales. Una inversión que se ha multiplicado por cuatro durante los años 2015 y 2016.  Es decir, que hoy en día por cada 4 euros de inversión española, 1 de estos desaparece en un paraíso fiscal. Como consecuencia la contribución de las grandes empresas a la recaudación tributaria es prácticamente inexistente. Por este motivo el Estado termina financiándose casi en su totalidad por medio de las familias y las rentas que se obtienen del trabajo.

Los paraísos fiscales, las reformas en el Impuesto de Sociedades y el fraude fiscal son los tres principales enemigos en España para lograr una recaudación equitativa. Estas irregularidades suponen una brecha de recaudación en nuestro país que llega hasta los 6 puntos frente al resto de países de la zona euro. El Gobierno acepta que las grandes empresas y fortunas españolas no paguen lo que deben por justicia al Estado. Lo cual solo sirve para acrecentar la desigualdad en el país.

Leave a Reply