Cómo invertir en crowdfunding

Puede que en algún momento te hayas planteado utilizar alguna plataforma de crowdfunding para comenzar a sacar algo de rentabilidad a tus ahorros. En este artículo vamos a explicarte qué es el crowdfunding para que invertir en él no te resulte un chasco. Comencemos.

Lo que has de conocer para invertir en crowdfunding

Qué es el crowdfunding

Cuando hablamos de crowdfunding lo hacemos para referirnos a aquellas plataformas a las que acuden las empresas para mover sus negocios por medio de la inversión. Una alternativa a los bancos que hasta hace unos años era la única manera de conseguir financiación para estas empresas. Por medio del crowdfunding lo que se logra es que varios interesados en invertir apoyen de manera colectiva aquellos proyectos que les resultan interesantes. A cambio obtienen una rentabilidad y la devolución de su inversión en un periodo de tiempo. Es una especie de micro mecenazgo. El riesgo es algo elevado pero los intereses son más altos.

Tipos de plataformas de crowdfunding

Hoy en día existe una gran cantidad de plataformas dedicadas al mundo del mecenazgo. Y lo más interesante de ellas es que apuestan por diferentes tipos de empresas.

  • Desde inversiones inmobiliarias, como Housers;
  • pasando por proyectos personales, omo GoFundMe
  • a otras que se centran en los pequeños negocios. Como Findable.

Pero no solo se diferencian por los proyectos que llevan, sino también por su manera de funcionar. A cambio algunas cobran mensualidades o anualidades. Otras una comisión por cada transacción que se realiza y otras un porcentaje del importe que gana cada inversor.

En cuanto a los proyectos…

También hay diferencia en cuanto a los proyectos que se aceptan en cada una de estas plataformas. Estas páginas web se encargan de gestionar las solicitudes y publicar únicamente aquellos proyectos que cumplen con sus requisitos. Pero estos son distintos en cada una de ellas. Por ejemplo, algunas no permiten que una empresa publique un proyecto si no presenta un plan de negocio. Otras, sin embargo, aceptan todas las solicitudes independientemente de la lógica que pueda tener dicho proyecto.

Hay que tener mucho cuidado con estas plataformas porque en muchas ocasiones los proyectos no tienen un final feliz. De ahí que sea necesario saber con exactitud qué pasa con nuestro dinero si el proyecto no triunfa. Y en estos casos las plataformas también funcionan de manera distinta:

  • Kickstarter, por ejemplo, devuelve el dinero donado a sus inversores.
  • Indiegogo actúa en función del tipo de campaña a la que se adhiera el inversor. Si se trata de una campaña flexible el capital no vuelve al contribuyente, sino que se reparte entre el inversor y la plataforma.

De ahí que sea tan necesario no solo saber qué pasa con nuestro dinero, sino filtrar las campañas que se ponen en funcionamiento en este tipo de plataformas.

Aunque se trata de un mundo algo complejo poco a poco va abriendo mercado en España. En países como Estados Unidos o Gran Bretaña hace tiempo que ya funcionan. Recuerda invertir con cabeza y comprobar qué es lo que estás haciendo antes de lanzarte a la piscina. De esta manera no te llevarás un disgusto en caso de que el proyecto no funcione.

Leave a Reply