Cómo invertir en préstamos con garantía hipotecaria

Invertir en préstamos con garantía hipotecaria puede ser la opción financiera que estabas buscando. Una opción que te permitirá obtener una rentabilidad interesante y ayudar a otras personas a conseguir liquidez. Ya que se trata de inversiones hipotecarias propias de los préstamos entre particulares. Si quieres saber más sobre este tipo de préstamos no dejes de leer el siguiente post. Comencemos.

Invertir en préstamos con garantía hipotecaria

Invertir en préstamos con garantía hipotecaria es una de las modalidades más utilizadas actualmente. Se trata de un producto financiero que suelen ofertar las empresas de capital privado. Es decir, aquellas que funcionan con fondos de inversores particulares o empresas pero no de bancos. Este tipo de producto sirve para ofrecer préstamos a gran variedad de clientes. Con la particularidad de usar como garantía un inmueble en propiedad. El inmueble que el prestatario puede utilizar para solicitar dinero debe estar libre de cargas y ser susceptible de venta. De este modo, en caso de impago, el prestamista puede tirar de la garantía para no perder su dinero.

El interés de este tipo de operaciones suele rondar entre el 9 % y el 13 %. Ya que se trata de un producto con pocas exigencias al cliente. Lo que permite conseguir liquidez a todo tipo de perfiles. No importa si el cliente está en Asnef o si no tiene ingresos regulares. Mientras disponga de una propiedad y capital suficiente para abonar las cuotas cada mes podrá obtener un préstamo.

Como inversor este tipo de producto nos ofrece la oportunidad de conseguir una buena rentabilidad con un riesgo bastante bajo. Algo que hoy en día es imposible de obtener si nos acercamos a los productos de inversión que ofrecen los bancos.

Si eres un inversor con suficiente capital que busca inversiones a largo plazo, los préstamos con garantía hipotecaria pueden ser el producto que estabas buscando.

Ventajas de invertir en préstamos con garantía hipotecaria

  • Se realiza por medio de una empresa de capital privado. A diferencia de lo que puede suceder cuando invertimos directamente, este tipo de inversiones está dirigida por empresas de capital privado. ¿Qué significa esto? Que tienes asesores y empresarios expertos en finanzas que se encargarán de buscar los clientes y de ofrecerte inversiones rentables y relativamente seguras. Además estos asesores funcionan en una doble línea. Es decir, que ayudan tanto al prestatario para tomar la mejor decisión, como al inversor, para obtener la máxima rentabilidad de su dinero.
  • Suelen ser inversiones a largo plazo. Lo que permite obtener todavía más beneficios por medio de los intereses. En general y dependiendo del importe solicitado, los plazos de amortización de este tipo de préstamos suele ir entre 1 y 10 años.
  • Atractivas remuneraciones en forma de intereses. Hoy en día hay pocos productos de inversión que ofrezcan tanta seguridad como los préstamos con garantía hipotecaria con una rentabilidad alta. Es imposible que un banco pueda llegar a ofrecerte intereses por sus productos de entre el 9 % y el 13 %.
  • Apuestas bastantes seguras. No olvides que se trata de préstamos cuya devolución va asociada a un inmueble como garantía. Por tanto, en caso de impago siempre se podrá tirar de ella. Los inmuebles que se usan como garantía son muy variados ya que los préstamos están pensados para particulares y empresas. Por ejemplo se puede usar como garantía desde un local comercial a una segunda vivienda.
  • No se aceptan propiedades con cargas y siempre se realiza una tasación oficial. Es decir, si la propiedad no está completamente pagada o tiene alguna deuda, no servirá como garantía para el préstamo. Además el importe que se presta siempre está asociado a una tasación oficial por parte de una empresa externa regulada por el Banco de España. De esta manera siempre se cuenta con el valor real de la propiedad.

Leave a Reply