¿Es mejor tener una cartera de inversión o comprar una vivienda para alquilar?

Muchas personas probablemente se hayan hecho esta pregunta en más de una ocasión. ¿Es mejor tener una cartera de inversión o comprar una vivienda para alquilar? Desde Inversiones Seguras queremos ofrecerte un estudio detallado para que conozcas las ventajas y desventajas de ambas opciones. De esta manera te resultará más sencillo decantarte por una de ellas.

Ventajas y desventajas de tener una cartera de inversión

Pensemos o no en comprar una vivienda para alquilar crear una cartera de inversión es necesario si queremos sacar partido a nuestros ahorros. Sin embargo, al igual que sucede con cualquier otro método tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Las principales ventajas de tener una cartera de inversión

  • Se adapta a nuestras posibilidades económicas. No nos engañemos. La mayor parte de los ciudadanos no disponemos del capital necesario como para poder comprar una vivienda y alquilarla. A no ser que tengamos el suficiente capital tendremos que solicitar una hipoteca y la vivienda no comenzará a ser rentable hasta que la hayamos amortizado. Sin embargo, podemos generar una cartera de inversiones variada en función de nuestra capacidad económica.
  • Diversificar nuestras inversiones. Lo bueno de tener una cartera de inversión es que podemos diversificar nuestras inversiones. De esta manera disminuiremos los riesgos de las operaciones.
  • Posibilidad de fijar los plazos para recuperar el capital invertido. Con la cartera de inversiones eres tú el que decide si quieres realizar inversiones a corto, a medio o a largo plazo. Si combinas diferentes plazos podrás disponer de capital en cualquier momento.
  • Conoces su valor. Con una cartera de inversiones sabrás cuál es el valor de tu inversión y cómo va evolucionando día tras día. Además disponer de una cartera de inversión tiene interesantes ventajas fiscales.

Desventajas de la cartera de inversión

  • No ofrece un ingreso pasivo cada mes. A diferencia de lo que sucedería alquilando una vivienda.
  • Contar con un experto para equilibrar tu cartera. Una buena cartera de inversión tiene que tener un buen equilibrio entre ganancias y pérdidas. Y conseguirlo es muy difícil si no se cuenta con la ayuda de un experto.
  • No consigues un activo. Cuando compras una casa obtienes una propiedad. Sin embargo con la cartera de inversión solo dispones de fondos con los que puedes jugar. Pero una vez los vendas, los traspases no tendrás nada físico.

Pros y contras de comprar una vivienda para alquilar como método de inversión

Ahora le toca el turno a la opción de comprar una vivienda para alquilar. ¿Cuáles son los pros y los contras? Veámoslo a continuación.

Los pros de comprar una vivienda para alquilar

  • Conseguirás un activo físico. En el mejor de los casos serás el propietario de una vivienda.
  • Consigues un ingreso pasivo. Una vez comienzas a alquilar el inmueble generas un ingreso pasivo cada mes.
  • El precio de la vivienda es más estable que el de la Bolsa. Aunque ha caído considerablemente durante los últimos años no lo hace a la misma velocidad que la Bolsa.

Contras de comprar una vivienda para alquilar

  • Disponer de capital inicial elevado. A no ser que dispongas de un capital inicial elevado comprar una vivienda para alquilar es un proyecto muy arriesgado. Piensa que si no consigues tu propósito tendrás que hacer frente a una hipoteca extra que no genera beneficios. En el mejor de los casos podrás vender la propiedad y en el peor terminarás embargado.
  • No podrás obtener liquidez cuando quieras. Si el alquiler no te funciona la venta no será tan rápida como te gustaría. A diferencia de lo que sucede en Bolsa, este trámite puede alargarse, y mucho, en el tiempo. Con un fondo, sin embargo, sí que puedes actuar de un día para otro para obtener liquidez.
  • Recuperar la inversión inicial te llevará bastante tiempo. A no ser que tengas mucho dinero tendrás que solicitar una hipoteca. Y hasta que no la amortices el alquiler no comenzará a ofrecerte beneficios cada mes. Más o menos puedes tardar una media de 20 años en recuperar lo que has invertido.
  • No puedes diversificar. A diferencia de lo que sucede con los fondos de inversión no podrás diversificar. A no ser que tengas mucho dinero y puedas adquirir más de una vivienda. De ahí que los riesgos sean mayores, pues juegas todas tus cartas a una única mano.

Leave a Reply