La inversión empresarial

La inversión empresarial es la manera principal para obtener beneficios a corto, largo o medio plazo. Para ello es necesario invertir un capital determinado en negocios o actividades que permitan al inversor incrementarlo con el paso del tiempo.

En el caso de la inversión financiera el capital sirve para adquirir títulos, valores y demás documentos financieros por medio de los cuales obtener un beneficio a través de los intereses que se perciben por ellos.

Clasificación de la inversión empresarial

A la hora de clasificar la inversión empresarial podemos hacerlo en 2 grandes tipos.

  • Inversiones temporales.
  • Inversiones a largo plazo.

Inversiones temporales

Dentro de la inversión empresarial se consideran como inversiones temporales aquellas que se llevan a cabo de manera transitoria.

La idea de estas inversiones es obtener ingresos de los recursos en un plazo corto de tiempo que no supere en ningún momento el año o bien al ciclo normal de operaciones de la empresa.

Para conseguir estos beneficios se ha de invertir el capital en valores de alta calidad.

Inversiones a largo plazo

Las inversiones a largo plazo implican el uso del excedente económico con la finalidad de obtener mayores beneficios a largo plazo. Solo consideran inversiones a largo plazo aquellas que demuestran que la empresa que lleva a cabo dicha inversión tiene la intención seguir siendo la propietaria de dicha inversión durante más de un año su por encima del ciclo normal de las operaciones.

Además de la división de las inversiones en tipo temporal y de largo plazo, podemos dividirlas según otros conceptos. Por ejemplo:

  • Según el sujeto encargado de realizar la inversión. En este caso las inversiones pueden ser de tipo público o de tipo privado.
  • Según el objeto de la inversión. En este caso puede tratarse de inversiones:
    • En materias primas.
    • En equipos de transporte.
    • En patentes para invenciones o en invenciones.
    • En equipo industrial.
    • En participaciones dentro de una empresa o en empresas completas.
  • Según la función que cumpla la inversión dentro de la empresa. En estos casos las inversiones pueden ser de diferentes tipos:
    • De tipo estratégico. Por medio de estas inversiones se pretende reducir los riesgos que implican la competencia y el avance tecnológico sobre la empresa que realiza la inversión.
    • De renovación. En estos casos se lleva a cabo una inversión para eliminar los elementos obsoletos que impiden el crecimiento de la empresa.
    • De expansión. Este tipo de inversión tiene como finalidad lograr la expansión de la empresa. Para ello se pretende ampliar el mercado potencial captando nuevos mercados y desarrollando productos cada vez más competitivos.
    • De mejora. Este tipo de inversiones se basa en mejorar la calidad del producto o del servicio que se ofrece. En estos casos se logra reduciendo los costes de fabricación o incrementando la calidad del producto o servicio.

Dominar la inversión empresarial, o por lo menos invertir en ella, es una manera de asegurar que un modelo de negocio prospere. No invertir a nivel empresarial suele tener funestas consecuencias para las empresas. Estas terminan por quedarse obsoletas y por ser desbancadas por los competidores.

La inversión empresarial es por tanto necesaria para que un negocio funcione y rinda adecuadamente.

Leave a Reply