¿Qué son las acciones financieras y cómo funcionan?

Sin duda uno de los métodos de inversión más utilizados a lo largo de los años son las acciones. Sin embargo muchas personas desconocen qué son exactamente estos activos y cómo funcionan.

Desde Inversiones Seguras queremos explicarte todo lo que debes de saber sobre las acciones y su funcionamiento. ¿Estás preparado? En ese caso, ¡comencemos!

¿Qué son las acciones financieras?

Cuando hablamos de acciones hablamos de un título que emite una sociedad. Este título es una fracción del valor del capital social de la empresa. Todas las acciones de una misma sociedad son fracciones idénticas del capital social.

Los individuos que poseen dichas acciones son conocidos como accionistas. Cuantas más acciones se posean de una empresa, más porcentaje de la empresa recae en el accionista. Esto pone al accionista en una situación de poder, ya que puede tomar decisiones y exigir sus derechos sobre la empresa. Tampoco hay que olvidar que el accionista ha de cumplir también con sus obligaciones.

  • Si hablamos de los derechos, según el tipo de acción que haya adquirido el accionista, estos derechos pueden ser los siguientes:
    • Tienen derecho a vender o ceder sus acciones.
    • En algunos casos tienen derecho a voz y a voto en la Junta de Accionistas.
    • Tienen derecho a exigir a la empresa que les facilite la información sobre el estado en el que se encuentra la sociedad.
    • Tienen derecho a suscribirse a las acciones preferentes o a recibir acciones liberadas.
  • En cuanto a los deberes u obligaciones, el accionista deberá de soportar las pérdidas de la empresa cuando las haya aunque también puede decidir vender sus acciones.

Los distintos tipos de acciones financieras y cómo se representan

No hay que olvidar que las acciones son títulos. Y que como tal tienen que representarse para que puedan ser comprados y vendidos. Por este motivo las acciones se pueden representar del siguiente modo:

  • Títulos al portador. Por medio de esta representación aquel accionista que recibe este título puede ejercer los derechos que vayan asociados a su acción. Estos variarán en función del tipo de acción que sea. Para transmitirlos a otra persona solo hace falta entregar el título.
  • Títulos nominativos. En este caso la acción va a nombre de un accionista en concreto. Por este motivo en el título debe de identificarse correctamente al accionista en cuestión. Si se quieren entregar estas acciones a otro titular hay que llevar a cabo una cesión formal.
  • Escritura pública. Se usan habitualmente en las empresas pequeñas y se trata de representaciones con poca flexibilidad para moverse.
  • Anotación en cuenta. Las sociedades que cotizan en Bolsa deben de tener este tipo de representaciones. Son muy útiles para que las transacciones sean más rápidas.

Las acciones se pueden dividir en diferentes tipos. Los más habituales son sin duda los siguientes:

  • Acciones  financieras comunes u ordinarias. Estas son las acciones más habituales. Ofrecen al propietario el derecho a voto en la Junta de Accionistas y a recibir parte de los beneficios de la empresa anualmente. Los beneficios (o dividendos que reciben) se obtienen tras abonar los intereses a los obligacionistas y a las acciones preferentes.
  • Acciones financieras preferentes. Las acciones preferentes dan más poder a los accionistas que las de tipo ordinario. Por ejemplo de cara a cobrar los dividendos de la empresa, antes de pagar a los accionistas ordinarios se paga a los propietarios de acciones preferentes. La tasa de los dividendos de estas acciones se ha de fijar en el momento en el que se emiten. Y pueden ser tanto fijas como variables.
  • Acciones financieras sin voto. Estas acciones eliminan el derecho a voto en la Junta de Accionistas. Sin embargo aquellos que las poseen sí tienen derechos a nivel económico. ¿Qué significa esto? Que cobran los dividendos correspondientes a sus acciones.

Leave a Reply