Trucos para aumentar tus ahorros

Si quieres dedicarte al mundo de la inversión es necesario que cuentes con capital. Y no hay nada más efectivo para comenzar a generar ingresos que el ahorro. De esta manera dispondrás de dinero suficiente como para pasar al siguiente nivel: la inversión y la creación de una buena cartera de inversiones.

Desde Inversiones Seguras queremos ayudarte para dar los primeros pasos. Sobre todo hoy en día que sabemos que resulta tan complicado ahorrar debido a los bajos sueldos y a la inestabilidad laboral. De ahí que estos trucos para aumentar tus ahorros puedan serte de gran ayuda. ¿Te gustaría saber más sobre este tema? En ese caso, no dejes de leer el siguiente post. Comencemos.

Los mejores trucos para aumentar tus ahorros

Aumentar tus ahorros es una de las estrategias de inversión más seguras por las que puedes apostar. Y para conseguir un éxito rotundo no hay nada mejor que hacerlo con cabeza. Un método adecuado para conseguir aumentar tus ahorros puede ser el siguiente.

Comprender con claridad tu situación actual

Antes de comenzar cualquier tipo de proyecto es necesario comprender en qué situación nos encontramos, hacia dónde vamos y hacia dónde deseamos ir. En este caso debemos tener claro cuál es nuestra situación financiera, hacia dónde nos conduce y hasta dónde queremos llegar con ella. En el caso de las finanzas habrá ciertos aspectos que determinarán esta ruta. Como por ejemplo:

  • Nuestra edad.
  • Los ingresos que tenemos y los ahorros que podemos obtener de ellos.
  • Nuestra situación fiscal, familiar y laboral en general. Aspectos como tener deudas, una familia o carecer de un trabajo estable pueden afectar enormemente al desarrollo de nuestra situación económica.

Marcarnos un objetivo

Ahora que ya somos conscientes de nuestra realidad financiera y hacia dónde nos lleva es el momento de marcarnos un objetivo. Ahorrar sin sentido o sin tener una meta no conduce a ninguna parte. Y de hecho nos costará mucho más lograrlo. Las metas pueden ser muy diferentes. Por ejemplo comprarnos nuestro primer hogar, casarnos, tener un coche, montar nuestro propio negocio en cinco años, planificar la jubilación, etcétera. Está claro que los objetivos pueden ser enormemente variados. Pero no servirán de nada si no tienen sentido. Es decir, si ahorramos para hacernos ricos no conseguiremos llegar jamás a la meta. Para marcarnos un objetivo y que este funcione hay que cumplir algunas pautas:

  • Que resulte realista.
  • Que tengan cierto grado de ambición. Piensa que la ambición no tiene por qué estar reñida con el realismo. De hecho nos hará más competitivos y capaces.
  • Poder convertir nuestro objetivo en cifras reales. Como estamos hablando de ahorrar nuestra meta debe está definida en un número. Por ejemplo, obtener 20.000 € en 5 años para amortizar lo que me queda de hipoteca.
  • Crear un horizonte temporal. Y para que nuestro objetivo funcione es necesario fijar un plazo. De esta manera sabremos cuánto hemos de ahorrar cada mes y si nuestros ingresos y gastos nos permiten realizarlo.

Conocer nuestro perfil de riesgo

Ahorrar significa acumular algo de capital que nos permita hacer frente a ciertas situaciones financieras. O simplemente para crear un colchón económico. Y para ahorrar y que este capital no se devalúe es necesario invertir cuando tenemos algo acumulado. Para invertir debemos de tener claro cuál es nuestro perfil de riesgo. Este perfil variará en función de nuestra situación personal, financiera y nuestra edad. En general los perfiles son tres:

  • El conservador.
  • El moderado.
  • El agresivo.

En función del riesgo que asumamos más posibilidades tendremos de obtener una rentabilidad superior en un tiempo inferior.

Crear una cartera de inversión con los productos adecuados

Lo cual implica combinar diferentes tipos de activos. Unos más conservadores y otros más agresivos. El porcentaje entre el reparto de unos y otros lo marcará nuestro perfil de riesgo. El cual irá variando conforme vayamos madurando y adquiriendo nuevos compromisos.

Leave a Reply