Errores comunes que comenten los inversores de bajo riesgo

Muchos pequeños inversores prefieren dedicarse a las inversiones moderadas que lanzarse a otras más rentables pero con menor seguridad. Sin embargo, el invertir con menos riesgo no implica hacerlo correctamente y sacar el máximo beneficio. Y esto es motivado por una serie de errores comunes que cometen los inversores de bajo riesgo y que reducen considerablemente la eficacia de la inversión.

Desde Inversiones seguras queremos ofrecerte un listado de los errores comunes que comenten lo inversores de bajo riesgo para que sepas evitarlos y no caigas en ellos. ¿Estás preparado? En ese caso, vamos a ello.

Errores comunes que comenten los inversores de bajo riesgo

Error nº 1. No hacer una planificación de la inversión

Uno de los errores más comunes es no planificar la inversión. Si se desconoce desde el punto en el que se parte, ¿cómo podemos extrañarnos si acabamos obteniendo un resultado que nada tiene que ver con lo esperado?

Para no caer en este error es necesario fijar un objetivo y planear la inversión en función del mismo, del riesgo que se desea asumir o de la situación financiera de la que se dispone.

Hay que buscar el equilibrio entre todas estas variables para que la inversión resulte lo más óptima y segura posible.

Error nº 2. No asumir ningún tipo de riesgo

Estamos de acuerdo en que eres un inversor moderado, pero eso no significa que no asumas ningún tipo de riesgo. No hay manera de ganar dinero si no se hace. Siempre hay que asumir un ligero riesgo para obtener cierta rentabilidad. Está claro que este riesgo debe de estar acorde con la estrategia que hayamos planteado y el nivel de riesgo que estamos dispuestos a asumir dentro de ella.

Como normalmente los inversores moderados se caracterizan por no ser profesionales, lo más aconsejable para este tipo de perfil es invertir en activos en los que un profesional se encargue de asesorarnos y orientarnos. A día de hoy los fondos de inversión se han convertido en una apuesta atractiva tanto para inversores moderados como arriesgados. Si dispones de un buen profesional que gestione nuestra cartera de inversiones sin duda obtendremos una mayor rentabilidad asumiendo menos riesgo.

Error nº 3. No diversificar en nuestras inversiones

Si no diversificas en tus inversiones difícilmente podrás hacer frente a la volatilidad y a los ciclos negativos. La diversificación permite que nuestras inversiones sean mucho más segura. Al no poner todo nuestro capital en un único activo podemos obtener más beneficios o protegernos de una manera más segura de los obstáculos propios de invertir. Los grandes patrimonios saben bien cómo diversificar sus activos y los pequeños inversores tienen que aprender a hacerlo.

A día de hoy los inversores moderados lo tienen difícil para aumentar su rentabilidad. Sin embargo si estás dispuesto a asumir cierto grado de riesgo, en ese caso el producto perfecto para ti son los fondos multiactivo de alta calidad. Estos fondos se caracterizan por estar controlados por un gestor experimentado capaz de distribuir nuestra inversión con éxito sobre diferentes tipos de activos.

Error nº 4. No confiar en un experto

No nos engañemos. Si somos pequeños inversores con poca trayectoria en estos haberes, es probable que no sepamos cómo sacar rentabilidad a nuestro dinero. Los inversores expertos son conscientes de la necesidad de contar con un profesional a la hora de invertir y conseguir los más rentables y mejores activos.

Busca un buen profesional capaz de asesorarte. Ojo, no tiene porqué encontrarse en tu propia entidad financiera. Por norma general los asesores de los bancos tienen como obligación vender los productos de su entidad. Esto no tiene porqué ser precisamente lo más rentable ni mejor para ti. Nuestro consejo es buscar asesores independientes, con grandes tasas de éxito y que sepan gestionar carteras de activos de pequeños inversores.

Leave a Reply